Las estrellas han intrigado a la humanidad desde tiempos inmemorables. Las estrellas aparecen en poemas, historias religiosas y canciones infantiles. ¡Todo el mundo siente algo al contemplar miles de estrellas en una noche estrella en medio de la oscuridad!

UN POCO DE INFORMACIÓN TÉCNICA BÁSICA

Si quieres poner nombre a una estrella, quizás también te interese saber qué es una estrella. Sin utilizar un lenguaje demasiado técnico, una estrella es una masa enorme de plasma, o materia, que se mantiene junta debido a su propia gravedad. La mayor parte de la materia es hidrógeno y hélio, los elementos más comunes que se encuentran en el universo.

Nubes de hidrógeno y hélio se encuentran flotando en el espacio en nubes de gas frío. De vez en cuando ocurre un evento cósmico como la colisión de una galaxia, una explosión de supernovas u otra anomalía que hace que la nube se desintegre y se caliente. Esto forma la base de una estrella nueva.

¡LAS ESTRELLAS SON MUY CALIENTES!

Este proceso de calentamiento no tiene nada que ver con el calor que puede producir tu horno. Tarda millones de años y alcanza temperaturas altísimas que superan los 18 millones de grados Fahrenheit en combinación con súper presiones internas. A estas temperaturas, el hidrógeno modifica al hélio en una reacción de fusión nuclear y así nace una estrella. Las estrellas se pueden crear individualmente, en parejas, en grupos o incluso en galaxias completas.

¿QUÉ OCURRE CUANDO DESAPARECE EL CALOR?

El sol es la estrella más cercana a nosotros y más conocida. Otras estrellas están mucho más lejos y simplemente aparecen como puntos en el cielo. Las estrellas pasan diferentes fases durante su vida. Dependiendo de la temperatura que tengan, aparecen con diferentes colores; por eso los nombres de las estrellas rojas, marrones, naranjas o amarillas. Cuando el hidrógeno se acaba y las estrellas ya no pueden producir calor, se transforman en otros cuerpos cósmicos. Las estrellas más pequeñas se convierten en estrellas blancas enanas y las más grandes explotan para convertirse en una supernova o ¡en esos agujeros negros inalcanzables y misteriosos!